top of page

Campaña contra el ciberacoso

El 12 de marzo se estableció como el Día nacional contra el ciberacoso.


El ciberacoso se define como la intimidación psicológica, hostigamiento o acoso que se produce entre pares; sostenida en el tiempo y cometida con cierta regularidad utilizando como medio las tecnologías de la información y la comunicación.


LA IMPORTANCIA DE LA ACCIÓN CONJUNTA EN LAS COMUNIDADES ESCOLARES

¡Hacer nada nos pone a todos en peligro!


El miedo no trabajado paraliza y hemos visto que no solo paraliza a quienes reciben violencia sino también a los testigos que ven las agresiones y pueden hacer algo que cambiaría la realidad, sabemos qué hay testigos cómplices y testigos encubridores pero lo que nos afecta es que los testigos salvadores no aumenten, eso nos demostró el estudio de Ciberacoso y salud mental que realizamos gracias al apoyo de Stat Knows, La Universidad del Desarrollo y la SEGEGOB.


Es por esto que pedimos al Psicólogo y Perito judicial, Patrick Fisk, perteneciente a la Red Summer y voluntario de la Fundación Summer, que nos compartiera cuales son aquellos aspectos que las comunidades escolares deberían tener presente y reforzar.


Para este experto:

“Uno de los aspectos que la comunidad educativa necesita comprender en profundidad, dice relación con la eficiencia inherente en la implementación de estrategias integrales y sistemáticas destinadas a promover climas educativos nutritivos libres de bullying.

El bullying es un problema que afecta a la comunidad educativa en su conjunto, formando parte incluso de la cultura interna de los establecimientos educacionales, por lo mismo, creer que la educación sólo depende del rol de la familia, es un error catastrófico.

El primer aspecto que debe ser incorporado, dice relación con los caracteres formativos del establecimiento, en la medida que todo cambio cultural exige que la promoción se realice de manera sistemática y constante; basta estudiar el modelo Finlandés, donde la prevalencia del Bullying cae fuertemente por tres grandes acciones.


En primer lugar, las charlas y exposiciones destinadas a generar consciencia se realizaron dos veces al mes, por periodos no inferiores a 45 minutos, siempre abordando el problema sin caer en la particularización de la casuística, es decir, entender el problema es más relevante que hablar de quien lo provoca dentro del propio establecimiento.


En segundo lugar, el involucramiento, creando espacios para padres y profesores, destinados a adquirir herramientas de detección de potenciales conflictos y estrategias de afrontamiento efectivo de dichas instancias, cuando todos los agentes educativos se unen, el bullying empieza a perder terreno.


En tercer lugar, la preocupación por el rol de los testigos, quienes son directa e indirectamente responsables de transmitir a los adultos situaciones que pasan desapercibidas, sean en ellos o en sus pares, al mismo tiempo que pueden intervenir frente a potenciales agresiones ejercidas por los bullys (Agresores).

Por todo lo antes indicado, es que tenemos que comprender que la única manera de prevenir la existencia y/o disminuir la frecuencia en que este problema de interacción social afecta a los niños que serán los adultos del mañana, es evolucionando hacia la filosofía del Ubuntu, profesada por el gran Nelson Mandela, que establece que “todos tenemos que estar juntos en esto”.


ROL DE LOS TESTIGOS SALVADORES


Uno de los resultados del Estudio de Ciberacoso que más llamó nuestra atención fue que los testigos que ven Ciberacoso optan por no hacer nada, por lo tanto marca la importancia de activar a estos testigos como medida de protección rápida, efectiva y eficiente. Frente a este fenómeno Patrick Fisk (Psicólogo y perito experto), nos comentó:


“La Fundación Katy Summer, consciente de la importancia de llevar el discurso a la acción, acuñó el concepto Testigos Salvadores para sembrar un ruido interno, una llama, un leitmotiv o un sentido de ser, que nos guíe en nuestro rol dentro de los establecimientos educativos, y que luego sea traspasado a todos quienes queremos ser agentes de cambio. Dentro de este mismo aspecto, no hacer nada no genera cambios, y el trabajo por proteger a quien está viviendo el flagelo del acoso y los maltratos, sean físicos o psicológicos, presenciales o virtuales, exige que cada uno de nosotros diga presente, enseñando y concientizando a los mismos estudiantes, para que no se queden con información que puede ayudar a proteger la integridad de quienes no saben cómo pedir dicha ayuda.”


El caso de Drayke Hardman, al igual que el de Katy Winter, quien prefería ser reconocida como Katy Summer, desmitifica la creencia de que la falta de habilidades sociales y coincidencia con el arquetipo de belleza imperante son los principales predictores de una potencial víctima de bullying.


Drayke Hardman era un niño de 12 años, proveniente de un hogar rico en afectos, con una serie de competencias deportivas y con una real valoración social entre sus pares, que producto de causas que se desconocen, recibió la atención de un niño que decidió acosarlo, atormentarlo y mermar su estabilidad psicológica, causando que decidiera quitarse la vida.

Drayke Hardman nos consterna, dejándonos inclusive un poco desestabilizados, porque nos lleva, erróneamente, a cuestionar el rol de padres que ejercemos, impidiendo que enfoquemos nuestra atención en sistemas educativos que, al ser alertados de esto, no toman las acciones necesarias tanto en el niño que busca validarse mediante la intimidación, cómo en los padres del bully que no conscientes del impacto de las acciones de sus hijos.


Drayke Hardman murió porque los adultos no atendimos a un niño que necesitaba ayuda, no apoyamos a un matrimonio que durante un año relataban lo mal que la estaba pasando su hijo por culpa de terceros, no educamos a los compañeros de curso que veían este espectáculo nefasto sin decir nada y todos quienes olvidamos que nuestro centro educativo debería ser nuestro segundo hogar durante la infancia.


La primera recomendación que toda familia debe cultivar, dice relación con mantener abiertos los canales de comunicación, más si sabemos que durante la edad escolar, la socialización de pares y la comparación social, va moldeando la consolidación de la personalidad de nuestros hijos. Mostrarnos atentos a su día a día, más allá de preguntas sobre conducta o rendimiento, va permitiendo que nuestros hijos sean capaces de relatar si fue un buen o mal día, obligándonos a prestar la misma atención en ambos casos. Ahora bien, el trabajo no termina ahí, darnos el tiempo de preguntar por los amigos que les conocemos y los hijos de los apoderados a los que tenemos simpatía también es relevante, porque permite que emerjan potenciales dudas de nuestros hijos e hijas sobre situaciones que muchas veces no saben comprender.


Toda familia debe cultivar, dice relación con mantener abiertos los canales de comunicación, más si sabemos que durante la edad escolar, la socialización de pares y la comparación social, va moldeando la consolidación de la personalidad de nuestros hijos

Es cierto que existe un periodo durante la adolescencia en la que se cierran muchas puertas en la interacción con nuestros hijos, por lo mismo, partir desde temprano, asegura que siempre existirá una ventana abierta.


La segunda recomendación consiste en aprovechar las reuniones de apoderados, ser capaces de preguntar a viva voz si las interacciones entre compañeros son saludables, abre la posibilidad a los padres de las víctimas y/o a los padres que saben de potenciales casos de bullying de ventilar dichas situaciones, obligando al sistema a tomar medidas apropiadas. Tenemos que superar esa lógica de secretismo que nos motiva a no involucrarnos, develar situaciones de acoso, presencial o cibernético es tarea de todos.


En tercer lugar, es fundamental que hablemos del tema, que aprovechemos estas noticias de relevancia mundial para generar una mayor consciencia, es más, existen recursos en series de televisión, entrevistas a grandes personalidades y muchas películas que nos pueden permitir pasar un momento de calidad con nuestros hijos, que además los eduque en sana convivencia.”


Prevenir ciberacoso y suicidio no es tarea de niños, es tarea de toda una comunidad unida para lograrlo, ¿en tú comunidad se están uniendo para cuidar su salud mental? si no es así, estamos para ayudarte a lograrlo, porque nosotros hemos elegido salvar, ¿y tú?

Si te interesa realizar actividades de impacto en la comunidad en la que pertenecen tus hijos, no dudes en tomar la iniciativa, nuestras charlas y talleres han llegado a gran parte de Chile por iniciativa de apoderados que optaron por participar activamente de manera colaborativa y responsable. Todas nuestras actividades están desarrolladas para públicos objetivos distintos como Comunidades Escolares, Instituciones de Educación Superior, Padres, Apoderados, cuidadores y profesionales. Hemos capacitado a Nivel Nacional a Sernameg y a la unidad de Prevención del Delito del Ministerio del Interior en Prevención de Violencia Digital, también hemos dado charlas a psiquiatras, psicólogos, uniformados, fiscalía, etc. No esperes la emergencia actúa proactivamente y promueve la vida.


Fundación Katy Summer


La fundación nace en memoria y honor a Katy, quien fue víctima de un cruel acoso cibernético por parte de sus pares, miembros de una comunidad escolar, y que termina en su suicidio el día 22 de mayo de 2018, en un lugar público y lejano a su hogar en Santiago de Chile.

Sus padres, al darse cuenta de la grave, silenciosa y muy cercana realidad que inesperadamente y sin piedad los miraba de frente, comenzaron a investigar y constataron lo muy afectada que se encuentra nuestra sociedad.


Con todos estos antecedentes, se preguntaron ¿Qué habría hecho Katy si la víctima hubiese sido una amiga suya? Al leer una de las muchas frases que ella dejó en sus cuadernos: “Me puedes disparar con tus palabras, cortar con tu mirada, matar con tu odio, pero aún así, como el aire, me levantaré”, las opciones se hicieron cada vez más claras. Paralelamente son impulsados por expertos quienes acudieron solidaria y voluntariamente a su domicilio a intentar explicarles el por qué de esta impactante situación, invisible ante una sociedad que no ha sido sensibilizada.

Hoy la fundación es una conexión entre lo que creemos que está pasando y el mundo real.


Hacemos visible el problema, vemos las consecuencias, asumimos nuestra vulnerabilidad y tomamos con fuerza nuestra responsabilidad, por eso nos enfocamos en ser canales de sensibilización del problema, como padres que perdimos a nuestra hija debido a temas que no pudimos ver, como el fuerte acoso en redes sociales que ella estaba sufriendo.


Es una frase que nos mueve a reflexionar y tomar una elección, pero antes tenemos que revisar y decidir qué tipo de testigos queremos seguir siendo, todos somos testigos observadores, a quienes nosotros subdividimos en Testigos Cómplices y Encubridores dependiendo el grado de participación en el que están involucrados.


Estudio Ciberacoso y Salud Mental, por Fundación Katy Summer

Estudio Ciberacoso y Salud Mental
.pdf
Download PDF • 9.86MB
 

0 comentarios

Comentarios


bottom of page